Historia

Nos remontamos a la España de finales del siglo XVII y concretamente al día 1 de Noviembre de 1700, fecha en la que Carlos II “El Hechizado” muere sin descendencia directa. Su legado, objeto de todas las codicias, recayó en manos de Felipe de Anjou, nieto de María Teresa, hermana de Carlos II. Austria se opone a esta decisión, ya que así acabaría el reinado de la Casa Habsburgo en España e intentan reemplazar a Felipe de Anjou por el Archiduque Carlos de Austria.La Teoría del Equilibrio Europeo se veía amenazada, a causa de que dos tronos, el español y el francés, pudieran ser gobernados por un solo soberano, a lo que se añade el desasosiego de Inglaterra y Holanda por la apertura a Francia del mercado con las Indias.
A partir de este momento surgen distintos aliados entre dos ejércitos: el Borbónico y el Austríaco. La Casa de Borbón tenía como aliados a Francia, dos príncipes alemanes y España.Leopoldo I de Austria decide formar la Gran Alianza de la Haya el día 7 de Septiembre de 1.701 compuesta por Austria, Inglaterra, Holanda y la mayor parte del imperio alemán. Más tarde, en 1.703, Portugal y Saboya se unirían a los ya citados.La guerra de Sucesión al Trono comienza en el norte de Italia en 1.701, pero no llega a España hasta 1.703 cuando Portugal se adhiere a la Alianza y un ejército angloholandés hace su entrada en Lisboa.En 1.705 los reinos de la antigua Corona de Aragón reconocen al Archiduque Carlos de Austria como Rey de España y Conde de Barcelona.
Felipe de Anjou en 1.706 es obligado a abandonar Madrid por un ejército portugués, pero estas tropas tienen que retirarse porque el pueblo se subleva contra ellos.Llegamos a 1.707 fecha en la que se libra la Batalla de Almansa, acontecimiento bélico importante para esta Guerra de Sucesión. Los hechos comenzaron a las 14.00 h. del 25 de Abril de 1707. El ejército aliado se encontraba totalmente dispuesto en orden de batalla en los llanos de Almansa. Este ejército estaba bajo el mando del Marqués de las Minas y de lord Galloway y se componía de 100 hugonotes franceses, 4.800 ingleses, unos pocos españoles, 1400 holandeses, 250 alemanes y 7.670 caballeros portugueses; en total 16.000 hombres.
 
En el frente contrario, las tropas borbónicas (caballería francesa, española e infantería irlandesa) contaban con 12.000 hombres bajo el mando del duque de Berwick, que esperaban los refuerzos del Duque de Orleans, que no llegarían a tiempo. Los primeros movimientos de esta batalla se dan a las tres de la tarde. Se inicia el primer ataque en el ala derecha borbónica, protagonizado por la caballería española y la infantería británica que no resultaría decisivo.
 
 
Paralelamente, en el centro, hay un avance de la infantería mandada por el Duque de Berwick, pero se tienen que retirar debido a la respuesta austracista. A este ataque, los borbónicos responden envolviéndolos con la caballería, quedando así rodeados por ambos flancos.Las tropas del Archiduque Carlos de Austria fueron derrotadas a pesar de su superioridad numérica. Las pérdidas se cifraron en seis mil muertos y heridos en las tropas austracistas y tres mil en las borbónicas.La victoria permitió a los felipistas ocupar Aragón y Valencia que vieron sus fueros suprimidos, sus tierras ocupadas militarmente, y sufrieron una fuerte represión. Játiva fue la más perjudicada, soportó, fiel al Archiduque, desde el 26 de mayo al 6 de junio, por lo que fue incendiada y cambiado su nombre por el de San Felipe; aunque posteriormente recuperó su topónimo original.El acta de capitulación de la Batalla de Almansa se firmó en la Casa de los Enríquez de Navarra, donde estuvieron alojados S.A.R. el Duque de Orleans y el Duque de Berwick.
 
La villa de Almansa se componía de 800 vecinos, unos 3.600 habitantes, los cuales sufrieron directamente las más terribles consecuencias de la batalla; labores saqueadas, ganado robado, casas y molinos asaltados, y sobre todo los gastos que suponía mantener a las tropas a las que debían suministrar víveres, alojamiento y dotar hospitales. El endeudamiento de la población duró varios años. El recuerdo de la batalla de Almansa para las familias de la época se resume en un triste día de muertes seguido de años de hambruna. Como recompensa el 12 de Agosto de 1707 se le concedió a la villa de Almansa una feria libre de impuestos de quince días, que comenzaría el día de San Marcos, 25 de Abril. Felipe V otorgó a la población el título de Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima.
 
Cinco meses después de la batalla de Almansa; el 10 de septiembre de 1707, se ordenó construir un monolito conmemorativo en el campo de batalla. Tras previo acuerdo, el 15 de Noviembre de 1708, se trasladó a un lugar más cercano a la villa y fuera de las zonas de inundación. Dicho paraje era conocido como “Las Carrericas Blancas”.Al escudo de Almansa, que hasta entonces constaba de un solo cuartel con castillo sobre peñasco y brazos alados con espada en la mano, se le incorpora un segundo cuartel en el lado derecho con el monolito conmemorativo de la batalla.El monolito fue destruido tras la revolución antiborbónica de 1868, siendo reemplazado por otro costeado por el Duque de Alba en 1925, ubicado en el actual jardín de la Glorieta, que también fue destruido durante la II República. Este monumento conmemorativo estaba compuesto por una columna en forma de pirámide superpuesta sobre un prisma cuadrangular de sillares, colocados encima de cuatro escalones. En el vértice coronaba el monumento un león, símbolo de San Marcos, empuñando una espada.
 
 
El Vitorero
 
 

 

Al acabar el combate, un molinero vecino de Almansa, recogió del campo de batalla parte de las vestiduras de un soldado: morrión, gualdrapa y alabarda, con ellas llegó a la villa dando noticias a la población de Almansa del fin de la batalla.

 

Cuenta la leyenda que este molinero prometió ante la imagen de la virgen de Belén patrona de Almansa, en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción donde se refugiaban los ciudadanos, que tanto él como sus sucesores la acompañarían en procesiones y romerías dándole Vítores. Este hecho convertido en tradición se ha llegado hasta nuestros días.

 

Lugares a Visitar Relacionados con la Batalla de Almansa

 

 

Ermita de San Blas
Edificio del siglo XVII que en el cuadro de la Batalla aparece con el nombre de San Salvador. Sede de la actual Oficina de Turismo. En las crónicas de Miñano se relata las vivencias de un soldado que se refugió en esta ermita tras ser herido en la Batalla.

 

Casa del jardinero (Tlf.- 967 34 47 71, Oficina de Turismo)
Actual entrada al Castillo donde se sitúa un centro de recepción e interpretación del monumento. En el piso superior se encuentra un cuadro, donado al Ayuntamiento por testamento de Dña Isabel Aracil, que representa los planos originales del que hubiera sido el tercer monolito, con similares características del primitivo.

 

Casa Grande. Antiguo palacio civil de 1.575 y desde el año 1.996 sede del Ayuntamiento de la ciudad. Su Sala de Plenos está presidida por el "Cuadro de la Batalla", pintado por un almanseño: Paulino Ruano. Este es una copia del original pintado en 1.709 por Ventura Lirios y Filipo Pallota y aunque es propiedad del Museo del Prado, se encuentra cedido a las Cortes Valencianas.

 

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción. Edificio del siglo XVI, que en el cuadro de la Batalla se representa sin la actual torre de ladrillo, que fue construida posteriormente. Aquí permanecieron refugiados los vecinos de Almansa durante la Batalla y según cuenta la leyenda, hasta aquí llegó el llamado "Vitorero" anunciando el fin de ésta.

 

Palacio de los Enríquez de Navarra. Edificio civil del siglo XVII propiedad de la familia. Posee un importante fondo histórico. En tiempos de la Batalla estuvieron alojados S.A.R. el Duque de Orleans y el Duque de Berwick. En este palacio se firmó la capitulación de la Batalla.

 

Edificio de la Lonja. Construcción de 1.800 que fue sede del Ayuntamiento. En su fachada presenta un escudo que procede del primitivo monolito conmemorativo de la Batalla.



Santuario de la Virgen de Belén. Edificio del siglo XVI, sede original de la patrona de Almansa. Actualmente hasta aquí llegan y desde aquí parten las dos romerías anuales que acompañan a la imagen de la patrona, que solo permanece en su Santuario desde mayo a septiembre. En la Sacristía aparece una vitrina con las vestiduras originales del Vitorero recogidas del campo de Batalla.

 

Campo de Batalla. La línea Borbónica se extendía a lo largo del término municipal de Almansa, en dirección sur-norte en un frente de 6 Km, desde el cerro del Montizón hasta el de la Atalaya, atravesando parajes fácilmente identificables actualmente, con nombres tan sugerentes como la "Centinela", el "Cerro de los Prisioneros" o el "Camino de la Columna" como antiguamente se llamaba al monolito.

 

Paz Aupada. Monumento de acero situado en la rotonda 3 de Abril 1.979. Su autor es el escultor almanseño de fama nacional José Luís Sánchez. Representa dos brazos unidos que cobijan en sus manos una paloma. Simboliza el hermanamiento entre Valencia y todos los pueblos involucrados en la Batalla de Almansa. Se inauguró el 25 de abril de 1.999.

 


 
Enlaces relacionados

Situación

 
Al sudeste de la provincia de Albacete, se encuentra la ciudad de Almansa como un importante nudo de comunicaciones ya que está situada entre las provincias de Alicante, Valencia y Murcia. Se trata de una altiplanicie a unos 700 m. de altitud sobre el nivel del mar, rodeada por montañas, formando un pasillo entre la Meseta y Levante llamado Corredor de Almansa, que es uno de los 17 pasos naturales de la Península. La población de Almansa se halla en continuo crecimiento, que se puede apreciar en su desarrollo urbanístico y en su gran Polígono Industrial, zona importante para la implantación empresarial.
 
Historia
 
Los primeros testimonios de poblamiento en el término se dan en torno al V milenio a.C. y se concretan en la presencia de pinturas rupestres prehistóricas de estilo levantino. Yacimientos arqueológicos importantes nos muestran vestigios de poblados de la Edad de Bronce, II milenio a.C., entre los que destaca el del Cerro de los Cuchillos. Posteriormente, se asentaron otras culturas: del I milenio a.C. en la montaña del Mugrón, se encuentran las ruinas de una ciudad ibérica conocida con el nombre de Meca, considerado como uno de los hallazgos más importantes de la zona. Griegos y romanos pasaron por Almansa, dejando constancia del importante nudo de comunicaciones que desde antaño ha sido esta ciudad. Una de sus principales vías, Heráklea o Hercúlea, pasaba cerca del término.
 
El Islam llega a la Península, y deja su huella en la fortaleza que domina la ciudad; concretamente en el período almohade es cuando tiene origen el Castillo. En el siglo XIII, Almansa dejó de ser musulmana pasando a formar parte de la corona de Castilla. Debido a su importante situación, Alfonso X dotó a la población de los fueros y franquezas de Requena, Cuenca y Alicante, además de otros privilegios.
En tiempos de Don Juan Manuel, Almansa pasó a formar parte de su Señorío, que más tarde con Alfonso de Aragón se convirtió en Marquesado de Villena. Se entra en un período en el que los sucesivos marqueses continúan con sus propósitos de convertirse en un estado independiente de los reinos de Castilla y Aragón. El fin del marquesado fue en la guerra de Juana la Beltraneja contra Isabel la Católica; el marqués tomó parte por Juana la Beltraneja, pero el pueblo, que había estado oprimido durante mucho tiempo por sus obligaciones tributarias, se aseguró una serie de ventajas y privilegios por parte de los Reyes Católicos, decidiendo alinearse a favor de éstos. Ya en la edad moderna, en el siglo XVI se sucedieron transformaciones urbanísticas como la construcción de la Iglesia de la Asunción y la edificación de la Presa del Pantano. Y como contraste, en el siglo XVII, la ciudad sufrió un acusado periodo de despoblamiento debido a la emigración. El 25 de Abril de 1707, tuvo lugar en Almansa, una de las más importantes batallas de la guerra de Sucesión al trono español, librada entre Felipe de Anjou y el Archiduque Carlos de Austria: el Marqués de las Minas y Lord Gallway, al frente de las tropas aliadas, provocaron el choque con las fuerzas de Felipe V, que mandaba el Duque de Berwick. La victoria fue para las tropas Borbónicas, lo que les permitió el paso hacia el levante.
 

Industria

Almansa debe su favorable desarrollo económico y sus peculiares modos sociales de vida, a la implantación de una actividad industrial de la que es protagonista el calzado. En el siglo XIX Almansa era una ciudad subdesarrollada, siendo el sector más importante la agricultura. Poco a poco el campesinado fue sustituido por el proletariado, ocasionando un notable desarrollo.
A principios del siglo XX, hubo un crecimiento en la población, surgieron nuevos grupos profesionales, entre ellos los ferroviarios, los cuales superaban en número a los de Alicante o Albacete. También se creó en esta época el sector industrial del calzado; desde que la familia Coloma estableció su propia fábrica contratando los servicios de algunos artesanos zapateros, convirtiéndose en una de las más importantes empresas de Europa. Esta fue el gran germen de la industria zapatera en Almansa logrando su expansión en los años 60 y 70. La tradición y el esfuerzo de los almanseños han dado como resultado un producto de gran calidad y prestigio que se exporta al mundo entero. A pesar de ser el calzado la columna vertebral de la economía almanseña, no se debe olvidar la tradicional fabricación de cencerros que se desarrolla en la ciudad desde antes de siglo XVII.
La actual industria alternativa, se ve reflejada en las diversas fábricas, que desde las dedicadas a la producción de mantas, muebles, cerámica o guitarras, hasta la fabricación de barcos, contribuyen a enriquecer la economía empresarial y laboral de la población.
 

Fiestas

 

  • Fiestas patronales, en honor a nuestra Señora de Belén, del 1 al 6 de Mayo. Partiendo de la celebración de actos religiosos, Ofrenda de flores y Serenata a la Virgen, Rifa de Corderos, Procesión y Funciones Religiosas, con el tiempo se han convertido en un gran espectáculo.
    Desde 1.977 los desfiles de Moros y Cristianos son parte principal de la fiesta. La Embajada mora, realizada en el Castillo, está declarada de interés Turístico Regional. En estos días la población sale a la calle a vivir plenamente estas fiestas, tras todo un año de preparativos.
  • Romerías, el domingo siguiente al 6 de mayo, la imagen de la Virgen de Belén es trasladada, desde Almansa hasta su Santuario; y en sentido inverso, la de regreso, se realiza el tercer domingo de septiembre. El recorrido, de unos 12 kilómetros se hace a pie llevando a la patrona a hombros.
    La Romería, es el hecho sociológico más importante de Almansa, donde participan entre 15.000 y 20.000 personas.
  • Carnaval, en Febrero. Las principales actividades se centran en los niños, con la realización de desfiles, juegos y concursos.
  • Feria, del 28 al 4 de Septiembre. Se viene celebrando desde hace varios siglos: en el jardín de la Glorieta se sitúan atracciones y puestos feriales, así como casetas de los diferentes grupos festeros y asociaciones culturales. Se realizan diversas actividades, organizadas por grupos locales; Festival Folklórico, Festival de Bandas de música, Encuentro de Masas Corales, … así como conciertos de grupos actuales, teatro…
  • Feria Medieval, se realiza el fin de semana antes de la feria. Cuenta con peculiares tenderetes de productos artesanos situados en torno a la Plaza de Santa María, donde se suceden interesantes espectáculos medievales como cuentacuentos acompañados de músicos y bailarines, faquires, exhibiciones de cetrería, malabaristas, canteros trabajando la piedra, magníficos torneos e incluso intervienen grupos culturales locales, adaptando sus actuaciones a las de la época. Especialmente interesantes son las visitas al Castillo dentro de la llamada Puerta del Tiempo que se desarrolla en esta Feria Medieval, se trata de visitas interactivas en las que diferentes personajes de la época se distribuyen por el recorrido, haciendo al espectador partícipe de la visita.
  • Fiestas de Barrio, celebradas en Mayo, San Isidro; en Junio, San Juan; en Agosto, San Roque; y en Octubre San Francisco. Caracterizadas por la participación popular se realizan procesiones, verbenas, juegos, teatro, cine,..., en cada uno de los distritos festeros.

  

Gastronomía

 

Tanto el clima, de temperaturas extremas, como la situación geográfica condicionan en Almansa una gastronomía sabrosa y recia con algunos elementos característicos de la región manchega, así como de las cercanas regiones de Murcia y Valencia. Cabe destacar los platos elaborados con carne de caza como los peculiares gazpachos manchegos, y los realizados en la fría época de matanza como el ajo mataero, atascaburras, o la gachamiga. En época estival es típico el moje de pimientos o el pisto manchego. Y en fiestas locales es costumbre la preparación de arroz con carne y caracoles. Los vinos con Denominación de Origen Almansa, poseen un grado alcohólico moderado, 12º, son secos y suaves, de color rubí intenso y mucho cuerpo, imprescindibles en una buena mesa. En cuanto a los postres es importante la tradicional repostería y bollería, como tortas de calabaza, rollos de mosto… y la elaboración artesanal de bombones. Podemos destacar las famosas Delicias de Almansa: pasteles con yema de huevo que en su origen se distribuían directamente para la Casa Real y que hoy en día todavía se pueden degustar. Para disfrutar de la gastronomía almanseña, la ciudad dispone de numerosos restaurantes, establecimientos que combinan el buen trato con la cuidada elaboración de sus platos.

 

 

Infraestructuras

 

 

La ciudad de Almansa ofrece al visitante la comodidad de una infraestructura centrada, es decir, la posibilidad de acceder, en un reducido espacio, a un amplio abanico de instalaciones, zonas verdes, monumentos, comercios, o lugares de interés. Así, en el mismo centro de la ciudad se puede pasear por la plaza de las Agustinas, o por el conocido jardín de la Glorieta; disfrutar del complejo deportivo, que cuenta con pistas de atletismo, piscinas al aire libre y climatizadas, campo de fútbol, canchas de tenis, y pabellón polideportivo. Si nos interesan las instalaciones culturales, encontramos, también sin alejarnos, los teatros Principal y Regio, los Cines Coliseum, o la Casa de Cultura, donde se ubica la Biblioteca Municipal y se realizan distintas exposiciones a lo largo del año. Son también de destacar los centros socioculturales de los barrios San Juan, San Isidro y San Roque, el Centro de Mayores o el Centro Joven, donde disfrutar de agradables ratos de ocio.